aceite de girasol

Aceite de girasol

El aceite de girasol se caracteriza por tener un alto contenido en vitamina E, ácido linoleico y oleico. Es de textura ligera, suave olor (casi imperceptible) y es de fácil y rápida absorción. Al ser un aceite casi inodoro, es ideal a la hora de mezclarlo con otros aceites esenciales ya que permite que otros aromas prevalezcan.

Apto para todo tipo de piel, en especial pieles con problemas de acné o dermatitis debido a sus propiedades antibacterianas, calmantes y reguladoras. Es una buena fuente de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales (linoleico, oleico, palmítico y steraric) que estimulan la formación de elastina y colágeno nuevo, imprescindibles para tener una piel firme y suave. Actúa como un gran hidratante, ayudando a retener la humedad natural de los tejidos.