masaje perineal

Masaje perineal

El masaje perineal, practicado durante el embarazo, puede ayudar a disminuir el número de episiotomías y de desgarros en el parto. Las ventajas de tener un periné elástico y con un buen tono muscular, que posibilite la salida de la cabeza del bebé provocando el menor daño posible, son poco conocidas. Sin embargo, el masaje perineal, practicado durante el embarazo, aumenta la flexibilidad de dichos tejidos y disminuye la resistencia muscular, provocando un aumento de la distensión del perineo durante el parto.

Por otro lado, el masaje perineal resulta muy útil, porque ayuda a reconocer la sensación de presión (que se repetirá después en la fase de expulsión del parto), para poder poner en marcha la relajación necesaria en este momento. Este tipo de masaje se aconseja practicarlo de forma regular a partir de la semana 32 de gestación.

Para realizar un masaje en el perineo, es necesario disponer de un aceite natural como el de Yntima Oil para poder lubricar los dedos y hacer correctamente el automasaje.